CSS: HOJAS DE ESTILO

Introducción

Vamos a ver qué son las hojas de estilos y cómo usarlas para dotar a los documentos que creemos de una apariencia personalizada. Es importante que sepamos que para poder sacarles todo el partido posible a las hojas de estilos, tenemos que tener ciertos conocimientos del lenguaje HTML. Así que no está de más tener a mano un manual básico de HTML.

Una hoja de estilos o CSS ("Cascade Style Sheet"), es un conjunto de reglas y características que, aplicadas a una página web o a un conjunto de ellas, pueden modificar su apariencia. De esta forma, podemos separar en cierta forma el diseño de la página de su contenido. Gracias a las hojas de estilos podemos de alguna manera homogeneizar y automatizar el trabajo que supone el diseño de una Web. Podemos definir un estilo para los títulos y otro para el texto, de forma que no tengamos que modificar cada vez el texto y los títulos para que tengan la apariencia que queramos.

Una hoja de estilos puede estar contenida en la misma página donde se utiliza o puede estar definida en un archivo aparte. De la segunda forma, podemos definir estilos para todo el sitio web, mientras que de la primera tendremos que escribir el mismo código en cada página cada vez que lo necesitemos. Por eso la primera se utiliza cuando se quiere aplicar algún efecto en particular y la segunda cuando ese efecto es el mismo para todas las páginas. Existe una tercera posibilidad, y es especificar el estilo en la propia etiqueta HTML dónde queramos usarlo, con lo que el efecto sólo se producirá en ese lugar. Esto implica conocer código HTML y las propiedades que queramos cambiar. Esto tendríamos que repetirlo para cada elemento del texto cuyo estilo deseamos cambiar. Por ello, al ser poco eficiente, se usa la primera forma o la segunda, antes mencionadas. Estas formas también requieren conocer HTML.

Por ello KompoZer nos facilita el uso de estilos por medio de las plantillas, que nos permite usar hojas de estilo con pocos conocimientos de HTML.